modytcx8000

Gadgets: Retrospectiva de una generación

Corre el año de 1987. “¡Mamá, mamá! Cuando sea grande voy a tener un teléfono de esos”.

El Motorola DynaTac 8000X. El papá de todos los gadgets. El celular de Gordon Gekko. Ya bien adulto y con un iPhone (así a secas, de primera generación), parece que al fin tendré mi DynaTac 8000X.

"El iPhone es para zoquetes Buddy. Mejor cómprate un GalaxyS3"

“El iPhone es para zoquetes, Buddy. Mejor cómprate un Motorola DynaTac 8000X.”

 

CELULARES Y PANTALLAS

Todo el mundo decía repudiar a Gordon Gekko. Así como hoy en día repudian en Colombia a los pelados -ad pedem litterae- de Interbolsa. A mi se me hacía que Gordon era un tipo genial. No porque entendiera lo que hacía, sino por su teléfono portátil. En una de las escenas más memorables de la película Wall Street se puede ver al cínico personaje caminando por la playa mientras contempla el amanecer. Enfundado en una bata azul, Gekko sostiene una conversación telefónica a través de un flamante Motorola DynaTac 8000X. La escena y el personaje exudan sofisticación. El prototipo de este celular -por allá en 1973- pesaba casi seis libras, podía almacenar 15 números telefónicos y la batería aguantaba apenas 30 minutos de conversación. Recargarlo tomaba diez horas. Una eternidad, una afrenta para el hombre moderno. Comprarlo implicaba que a uno le sobraran $3.500 dólares. Una fortuna, un escándalo. Era un lujo al cual solo podían aspirar personajes como el interpretado por Michael Douglas. En una escena anterior de la película Gordon Gekko le muestra a su protegé Buddy Fox (Charlie Sheen) un televisor portátil -pantalla de míseros 6 centímetros incluida- que ha comprado como regalo para su hijo. El teléfono portátil y el mini televisor de Gekko se convertirían en señales de cosas por venir y el personaje de la película, vendría a resumir todas las aspiraciones y deseos de una generación en crecimiento.

 

MILLENIALS: LOS PRIVILEGIOS DE UNA GENERACIÓN

Los entendidos en el tema constatan que la generación Y, también conocida como Millenials, se gestó entre 1980 y 1995. Una buena parte de la generación que nació durante este periodo creció con una sensación de prosperidad y abundancia. Los observadores ven este periodo como una época de cambios drásticos y de grandes avances tecnológicos. Si en los setenta todo el mundo seguía añorando los sesenta, los ochenta implicaron Volver al Futuro. Microprocesadores, telemática y Ley de Moore. She works hard for the money, We are the world, Winds of change y todas esas cosas ochenteras. Mientras surgían Economías prósperas en muchas partes del mundo, la tecnología comenzaba a permear todas las esferas de la sociedad. Pero este no era un mundo feliz. Si acaso queda una lección al ver Wall Street, es que tanto la economía como la tecnología se alimentan de tendencias cíclicas.

 

Considerados como la primera generación inmersa en la explosión del desarrollo tecnológico, quienes pertenecen a la Generación Y, han crecido con el celular en el bolsillo y la laptop en el morral. Se autodenominan geeks y cosas por el estilo. Una generación privilegiada en muchos sentidos, ésta también es una generación un tanto desagradecida con la tecnología. Son algo rancios y escépticos. Tal vez se deba al exceso de seguridad en sí mismos y porque tienden a acumular información fragmentada sobre cosas cuya importancia, parece siempre estar entredicho. Lo común es verlos quejándose cuando se quedan sin señal o sin batería y cuando el último iPhone ya no es el último iPhone. O cuando el sistema operativo de la tablet les pide actualizar a la última versión. Lo que no es tan común es que se sorprendan con los nuevos desarrollos y los últimos Gadgets. ¿¡Cómo culparlos!? Tienen mucho de dónde escoger. Aman a sus Gadgets; herramientas a las que ven como extensión de su genio y catalizadores de su creatividad.

 

Esta es la primera generación en mucho tiempo que realmente depende de la tecnología tanto para su productividad como para su tiempo de ocio; del cual, dicen carecer cada vez más. Capotearon la pubertad con cosas como los videojuegos, la televisión por cable, los reproductores mp3 y los computadores. Lo que para la anterior generación eran lujos, para esta son componentes esenciales de su trajinar. Se dice que esta generación es la del emprendimiento y la gratificación instantánea, lo cual parece acertado cuando uno averigua por sus patrones de consumo.

 

Los Millenials viven empeñados en desarrollar una habilidad intrigante: poder repartir su atención y concentración entre dos, tres y hasta cuatro pantallas a la vez; mientras trabajan o departen con alguien. No la tienen fácil porque si bien esta generación busca capitalizar la interacción y el reconocimiento social -tiene un genuino interés por lo social-, las pantallas siempre interferirán en su proxémica. Han llevado el concepto de la multitarea a un nuevo nivel y su capacidad de procesamiento tabular hace rato tiene problemas para procesar la letra menuda: exigen que todo se les explique mediante imágenes y diagramas del tipo “Usted está aquí”. Son amantes de las redes sociales y defensores del libre acceso a la información, pero celosos de su privacidad. Parece contradictorio, lo sé. Esta es la generación de las contradicciones.

 

geny1

GEKKO VERSUS LOS GEEKS

Pensándolo bien, Wall Street está llena de gadgets. Una cámara Polaroid, una filmadora tipo Handycam y lo más jocoso al final de la película, una grabadora de voz camuflada. En la escena en cuestión, Buddy se cita con Gekko en el Parque Central de Nueva York para recordarle lo buen tipo que es. A Buddy le va a tocar llevarse su muñequera con tal de poder incriminar a Gekko. Debajo de su ropa le han camuflado un micrófono conectado a una grabadora de cassettes. En nuestra época perfectamente hubiera podido pasar por un artefacto explosivo improvisado. En nuestra época, un Smartphone hubiera sido suficiente.

 

Me gusta pensar que con o sin Gadgets, con Telex o Skype; Gordon Gekko seguiría haciendo de las suyas. Con Wi-Fi o con teléfono de discado, el buen Gekko estaría invirtiendo en cuanto Start Up exista para luego, venderlo o quebrarlo. Al fin y al cabo esa sigue siendo la práctica usual. Gekko le estaría dando clases de Mercados Emergentes, Micro- y Macroeconomía a toda una nueva generación de especuladores. ¿Que sería de todos los aspirantes a Zuckerberg que existen en el mundo actual sin sus iPads, sus Samsung Galaxy S3 -y Dios no lo permita-, sin Google? Nos quiero ver. Sería un escenario interesante. Tocaría desempolvar retrogadgets como el papel, el bolígrafo, el tarjetero, etc.

 

He encargado en Amazon un DynaTac 8000X. Vale 450 dólares: el precio de la nostalgia. Lo vende un tipo (por allá en Seacaucus, New Jersey) que vino a heredar el aparato de su padre. Estuve tentado a preguntarle por el nombre de su viejo y si de casualidad, había visto la película Wall Street. Le quería decir que fue por allá en el año 1987 y que en ese entonces, el mundo se poblaba con lo que se vendría a conocer como la Generación Y.****

Un pensamiento en “Gadgets: Retrospectiva de una generación

  1. Pingback: Latino » Blog Archive » Gadgets: Retrospectiva de una generación

Retroalimentación

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s